La atención nutricional tradicional suele ser decepcionante pues la mayoría de las veces se trata de seguir dietas rigurosas que te dejan con hambre y hacen sentir frustración. Sin mencionar que la por lo regular causan algún tipo de descompensación al tratarse de dietas que no están diseñadas exclusivamente para ti.

La pérdida de peso como tal está quedando en el pasado, es por eso que en asesoría nutricional trabajamos con algo llamado COMPOSICIÓN CORPORAL.

La CC tiene como meta eliminar de tu cuerpo unicamente aquello que le sobra, es decir reducir la cantidad de grasa que hay en tu cuerpo. Esto tiene dos grandes ventajas: evitamos descompensaciones y el cambio es notorio en poco tiempo.

Aquí puedes ver a dos personas con el mismo peso pero con un porcentaje de grasa de 30% y 16% respectivamente.

Mi esquema de trabajo se divide en 3 fases que irás abarcando de acuerdo al empeño demostrado en tu avance:

Etapa 1: Control – consiste en DETENER la acumulación de material excedente en tu organismo. Ésto se logra a base de menús cerrados pero a su vez diseñados para ti.
Etapa 2: Avance – En esta etapa trabajamos en que logres tu meta de manera gradual y siempre en base a tus gustos, comenzamos a trabajar con menús más flexibles que te permitan tomar el control.
Etapa 3: Mantenimiento – Aprenderás a realizar tus propios menús y elegir alimentos a la hora de comprar. De esta manera podrás mantener tu trabajo o seguir avanzando incluso al haber sido dado de alta.

Otro aspecto importante de la asesoría nutricional es la participación del paciente al momento de creár su régimen, logrando crear menús apetecibles al tomar como base sus patrones de alimentación, gustos, aversiones, alimentos favoritos, antojos y ritmo de vida.

Ver Costos

¡Si yo pude, tu también!