Hoy he estado recordando cómo se siente tener volumen extra, se tiene una sensación como si te estorbaras a ti mismo, te falta el aire, te cansas muy rápido, y todo el tiempo tienes un apetito voraz que no se calma con nada… Y ni hablar de la frustración al no encontrar ropa porque sencillamente no hay de tu talla, tampoco zapatos porque tu pie es muy grande. Entonces te quedas atorado en ropa que pues, te queda pero no es tu estilo.

Mi punto es que muchas veces pensamos que estamos así por flojos o porque nos gusta, pero se sufre mucho en silencio y al tratar de remediar la situación te topas con atención muy simple o centrada en vender, personas sin tacto, o que simplemente nunca han pasado por algo similar. Entonces se vuelve un ciclo infinito donde te cansas de estar así, quieres cambiar, te frustras y dejas de intentar. Te armas de valor, vuelves a intentar, te frustras, y comezamos otra vez…

Precisamente ahí es donde me doy cuenta de que amo lo que hago, ver en los ojos de las personas la felicidad por notar cambios en su cuerpo me llena de emoción y si puedo hacer el proceso sabroso pues qué mejor.

Siempre se puede 🙂

Categorías: Motivación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *